Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compartir Artículo
X
cuidado de los dientes

1,2,3… y pronto 20 dientecitos

(2 opiniones)

A continuación te entregamos algunos tips para calmar el dolor de tu bebé durante el crecimiento de sus dientes y cómo cuidarlos. 

Martes, Junio 21, 2016

Mi bebé tiene las mejillas coloradas, babea mucho y está un poco gruñón. Creo que le deben estar saliendo los primeros dientecitos. No me irían nada mal algunos consejos sobre cómo aliviarlo y cómo cuidar su (futura) sonrisa.

Cuando los dientes empiezan a salir, puede ser doloroso. La mucosa de la encía se hincha y se rompe para que salga el dientecito. ¡No siempre es plato de buen gusto! Durante este periodo, a algunos bebés afortunados "sólo" se le ponen coloradas las mejillas y las nalguitas. Otros, con menos suerte, sufren más. Aquí tienes, por suerte, algunos trucos para calmar el dolor. De paso te recordamos algunas buenas prácticas para cuidar los dientecitos del niño.

¿Cuándo le saldrán sus primeros dientecitos?

El primer diente aparece normalmente entre los 6 y los 12 meses, por lo general en el centro de la encía inferior, pero no existe ninguna regla al respecto. A algunos bebés se les empieza a ver los piquitos de algunos dientes antes (incluso se dan algunos casos excepcionales de bebés que nacen con dientes), mientras que a otros no les saldrán antes de los 12 o incluso los 18 meses.

Después, el crecimiento dental sigue por lo general un orden predeterminado: en primer lugar los incisivos, después los molares (con 1 año aproximadamente), los caninos (con 2 años aproximadamente) y finalmente los últimos molares (a los 3 años aproximadamente). Tienes que saber que el ritmo de crecimiento de los dientes es diferente en cada niño. No te preocupes porque tu bebé lleve tres meses de retraso con respecto a su primo de la misma edad; el crecimiento de los dientes no tiene nada que ver con el desarrollo.

Crónica de un crecimiento anunciado

El crecimiento de los dientes va acompañado a menudo de pequeñas molestias. Si el bebé babea mucho, se queja, se mete sistemáticamente en la boca la mano o cualquier otro objeto que esté a su alcance, sin duda es que le está saliendo algún diente.

Algunas mamás constatan también otros síntomas: nalguitas rojas, heces blandas, mejillas coloradas. Estos síntomas son benignos y no duran por lo general más de 48 horas.

Soluciones para aliviar al bebé

¿El bebé sufre y buscas un remedio eficaz? Pide consejos a tu pediatra, aunque debes saber que existen varios métodos. Intenta averiguar cuál de ellos será mejor para tu bebé:

- Pasa suavemente tu dedo (limpio evidentemente) por las encías del bebé. Los masajes alivian el dolor.
- Dale al bebé un anillo de dentición que pueda mordisquear cuanto quiera. Elije mejor un modelo de plástico blando o un anillo refrigerante (se guarda en el la nevera).
- No te olvides tampoco de los mimos, los besos y las palabras tranquilizadoras. Eso también va muy bien contra el dolor.

Consejos para que consiga una sonrisa de película

Una vez que los dientes de leche han salido, es necesario cuidarlos aunque sean provisionales. En efecto, los pequeñines también pueden tener caries y si no se tratan, pueden frenar el crecimiento de los dientes definitivos y debilitarlos. Para evitarlo, es necesario adoptar buenas prácticas lo antes posible.

- Evita darle caramelos y, de forma general, demasiadas bebidas o productos con azúcar.
- Desde hace unos años se recomienda lavar los dientes del bebé desde que salen con un cepillo de dientes adaptado para bebés y un poquito de dentífrico que contenga una pizca de flúor (menos de 450 ppm). De esta forma, ya no es necesario darle un complemento de flúor por vía oral. Si te parece que todo esto es un poco complicado, pide consejos a tu pediatra.
- A partir de 1 ó 2 años se debe empezar con el ritual del cepillado de dientes por la noche o, mejor, después de cada comida. Elige un cepillo de dientes y un dentífrico adaptados a su edad, y comprueba que se aclare bien la boca tras el cepillado.

 

Por lo que se refiere a la primera visita al dentista, prográmala para cuando tenga entre 2 y 3 años. El dentista hará un simple control de los dientes y las encías y le recordará las reglas básicas de higiene alimentaria y de cepillado. También será una ocasión para que el niño conozca a su dentista en las mejores condiciones, es decir, sin ninguna intervención dolorosa ni estresante. Irá a verlo con regularidad mientras sea pequeño y, por lo tanto, es mejor que su primer encuentro sea agradable.

 

Entre 6 y 8 meses: Dos incisivos centrales inferioresDos incisivos centrales inferiores

Alrededor de los 8 meses: Dos incisivos centrales superiores

Entre 8 y 12 meses: Dos incisivos laterales superiores

Entre 10 y 12 meses: Dos incisivos laterales inferiores

Entre 14 y 20 meses: Cuatro primeros premolares

Entre 18 y 24 meses: Cuatro caninos

Entre 2 y 3 años: Cuatro segundos premolares

 

Hay bebés que parecen no quejarse por nada y otros aparentemente son la mar de susceptibles. No te asustes: las etapas que se muestran aquí varían de un bebé a otro.

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Aprende sobre nutrición a tu ritmo.
  • Contáctanos y comparte tus consultas.
  • Prueba nuestras prácticas herramientas

Registrarme

Contenido Relacionado
Revisión de Artículos

2 opiniones

Lunes, 12 Junio 2017 - 11:25

Romina

Me gustó la información bastante corta y específica . De lo que es relacionado a la dentición y con consejos fáciles de realizar. Gracias

2 de 2 personas encontraron útil esta opinión

Martes, 6 Junio 2017 - 18:47

Nicole

2 de 2 personas encontraron útil esta opinión