Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Comienzo Sano, Vida Sana


¿Qué es Comienzo Sano Vida Sana?

En Nestlé sabemos lo importante que es para ti darle lo mejor a tu hijo, desde el primer momento. Y es que para un comienzo sano y una vida sana, formar hábitos adecuados desde la primera etapa de su vida es clave.

 

 

Los primeros 1.000 días de tu bebé tienen un efecto muy importante en su desarrollo y en el fortalecimiento integral de su salud. Y es que su salud futura depende en gran parte de cómo será esta primera etapa, que será la base para tener un comienzo sano y una vida sana. Desde el embarazo hasta cuando cumple dos años de edad (1.000 días), es el momento en que debes inculcarle a tu hijo hábitos saludables, para que tenga un sistema inmune y un desarrollo cognitivo adecuados (1).


 

Los primeros 1.000 días de tu bebé tienen un efecto muy importante en su desarrollo y en el fortalecimiento integral de su salud. Y es que su salud futura depende en gran parte de cómo será esta primera etapa, que será la base para tener un comienzo sano y una vida sana. Desde el embarazo hasta cuando cumple dos años de edad (1.000 días), es el momento en que debes inculcarle a tu hijo hábitos saludables, para que tenga un sistema inmune y un desarrollo cognitivo adecuados (1).

¿Cómo diversificar el menú de los bebés?

La base de comienzo sano y una vida sana, es darle a tu hijo un menú diverso donde sepas cómo variar la alimentación de tu bebé. Es común que las mamás no innoven mucho en el menú de sus pequeños y, que por lo general, suelan darles siempre la misma papilla y dos o tres postres diferentes. Sin embargo, saber cómo variar la alimentación de tu bebé desde el comienzo de su vida, contribuye a forjar hábitos alimenticios adecuados, lo que es la base para tener un comienzo sano y una vida sana.

 
                                                                                             

                                                                0-6 meses: sólo leche materna.

La Organización Mundial de la Salud recomienda alimentar a los pequeños con leche materna en forma exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, ya que ésta contiene todos los nutrientes que garantizan el crecimiento óptimo de los recién nacidos y, al mismo tiempo, estimula el funcionamiento del sistema inmune por lo que puede protegerlos de contraer virus o bacterias.

Además, está comprobado que los pequeños que se alimentan de esta forma en el comienzo de su vida, suelen tener menor riesgo de desarrollar alergias. Es por eso que la lactancia es clave para tener un comienzo sano y una vida sana.

                                                                                                

                                  6-8 meses: el secreto está en saber cómo variar la alimentación de tu bebé.

En esta etapa se comienza a combinar la lactancia con la papilla. A los 6 meses se introduce el almuerzo, y a los 8 la comida. Las papillas incluyen todo tipo de verduras, carne de vacuno o pollo. También pueden incluir cereales infantiles.

Sus beneficios son variados, pues aportan energía y nutrientes importantes. En esta etapa los bebés pueden comer diversas frutas, como manzana, durazno, damasco, plátano, pera, frutilla, pepino dulce, mango y naranja. El resto de frutas se pueden ir incorporando progresivamente. En esta etapa es clave saber cómo variar la alimentación de tu bebé, para lo cual hay que ir variando las frutas y verduras de sus comidas.

9 meses-en adelante: el secreto está en saber cómo variar la alimentación de tu bebé.

En esta etapa se comienza a combinar la lactancia con la papilla. A los 6 meses se introduce el almuerzo, y a los 8 la comida. Las papillas incluyen todo tipo de verduras, carne de vacuno o pollo. También pueden incluir cereales infantiles. Sus beneficios son variados, pues aportan energía y nutrientes importantes.

En esta etapa los bebés pueden comer diversas frutas, como manzana, durazno, damasco, plátano, pera, frutilla, pepino dulce, mango y naranja. El resto de frutas se pueden ir incorporando progresivamente. En esta etapa es clave saber cómo variar la alimentación de tu bebé, para lo cual hay que ir variando las frutas y verduras de sus comidas.

 

 

La introducción de comidas nuevas es todo un acontecimiento para tu bebé y un verdadero reto para ti. Para facilitar esta transición, introduce uno a uno los nuevos alimentos, de modo que sepas distinguir cuál disfruta más y cuál no le gusta. Esto es fundamental para saber cómo variar la alimentación de tu bebé.


 

Es posible que al principio escupa lo que desconoce, pero sin forzarlo, debes insistir y buscar la forma de que se lo coma, con el objeto de ayudarlo a descubrir toda esa gama de alimentos nutritivos que deberás enseñarle a comer, para asegurarle un comienzo sano y una vida sana.


 

Recuerda siempre que saber cómo variar la alimentación de tu bebé adecuadamente es la base para inculcarle hábitos alimenticios a tu hijo, y esto es fundamental para tener un comienzo sano y una vida sana.

¿Cómo promover el desarrollo emocional de tu pequeño?

Un comienzo sano y una vida sana, empieza por tener niños sanos y felices que tengan plenitud en su desarrollo emocional. Y es que la salud también está en sus emociones y en su estado de ánimo. Ver cómo crecen y aprenden los hijos es uno de los aspectos más satisfactorios de ser padres. Desde el momento en que logran agarrarte el dedo, hasta que aprenden a gatear o a pintar, su crecimiento físico está estrechamente relacionado con su desarrollo emocional, social e intelectual.

 

Para un comienzo sano y una vida sana, una manera de estimular el desarrollo emocional de tu bebé, es fomentando el cariño y acercamiento de toda la familia hacia él en un entorno cálido. A partir de su nacimiento y a medida de que se va desarrollando, tu bebé necesitará de distintos estímulos. Los intercambios entre madre e hijo pueden ser frecuentes e intensos, con la mirada o con palabras. Si le dedicas tiempo, juegas, cantas y le hablas estarás aportando a su desarrollo emocional.
Para alcanzar un comienzo sano y una vida sana, a partir del momento de su nacimiento, el desarrollo emocional de tu hijo avanzará a un ritmo sorprendente.

 

Para un comienzo sano y una vida sana, una manera de estimular el desarrollo emocional de tu bebé, es fomentando el cariño y acercamiento de toda la familia hacia él en un entorno cálido. A partir de su nacimiento y a medida de que se va desarrollando, tu bebé necesitará de distintos estímulos. Los intercambios entre madre e hijo pueden ser frecuentes e intensos, con la mirada o con palabras. Si le dedicas tiempo, juegas, cantas y le hablas estarás aportando a su desarrollo emocional.
Para alcanzar un comienzo sano y una vida sana, a partir del momento de su nacimiento, el desarrollo emocional de tu hijo avanzará a un ritmo sorprendente.

Conoce los beneficios de la leche materna

El mejor comienzo sano y vida sana que puedes darle a tu bebé, es ofrecerle todos los beneficios de la leche materna, amamantándolo el mayor tiempo que puedas, por lo menos hasta los 6 meses de vida.
De esta forma, le estás dando el alimento perfecto que lo ayudará a crecer adecuadamente, fortalecer su salud y su desarrollo actual y futuro. Y es que los beneficios de la leche materna son muchos, no sólo para tu hijo, también para ti. Por esta razón, alimentar a tu bebé con tu leche es la base para alcanzar un comienzo sano y una vida sana.

 

 

Beneficios de la leche materna para tu pequeño (1-2)

  • Cubre todas las necesidades nutricionales para su crecimiento y desarrollo.
  • A través de ella, tu bebé recibe protección contra alergias e infecciones.
  • Refuerza su sistema inmune y lo protege contra enfermedades.
  • Es fácil de digerir.
  • Como proviene directamente de los pechos, siempre está estéril.
  • Los pequeños alimentados de esta forma, tienen menos riesgo de contraer patologías cómo diabetes y algunas enfermedades intestinales.
  • Amamantar ayuda a desarrollar una relación más cercana con la madre y es clave para fomentar el apego.

 

Beneficios de amamantar para ti (2-3)

  • Mejora tu salud después del parto, pues la succión de tu hijo ayuda a contraer el útero.
  • Ayuda a recuperar tu peso anterior al embarazo, ya que se gastan calorías extras por el sólo hecho de producir leche.
  • No tiene costo.
  • Ahorras tiempo, ya que es una acción muy práctica.
  • Ayuda a crear apego con tu bebé.
  • Puede disminuir el riesgo de padecer cáncer de mama y de ovario.
 

Recuerda siempre que darle a tu hijo los beneficios de la leche materna es el mejor comienzo que le puedes otorgar, y así encaminarlo a un comienzo sano y una vida sana.

 
Referencias: 1.-Heird WC. The feding of infants and children. En: Nelson Textbook of Pedriatics. Editores: Kliegman RM, Jenson HB, Behrman RE, Stanton BF. 18º edición. Filadelfia: Saunders Elsevier. 2007; 214-34.
2.-Luan NN, Wu QJ, Gong TT, Vogtmann E, Wang YL, Lin B. Breastfeeding and ovarian cancer risk a meta –analysis of epidemiologic studies. Am J Clin Nutr 2013; 98: 1020- 31.
3.-Sugawara Y, Kakizaki M, Nagai M, Tomata Y, Hoshi R, Watanabe I, Nishino Y, Kuriyama S, Tsuji I. Lactation Pattern and the Risk for hormone-related female cáncer in japan. The Ohsaki Cohort Study. Eur J Cancer Prev 2013; 22

¿Cómo promover la actividad física en tu hijo?

Para tener un comienzo sano y una vida sana, es clave hacer actividad física desde la primera etapa de la vida. Y es que tú puedes influir directamente en las preferencias futuras de tu hijo, a través de las actividades y ejercicios que le enseñas desde su nacimiento. La actividad física es fundamental para tener niños sanos y evitar el sedentarismo y la obesidad infantil. Para esto es necesario desarrollar sus habilidades motoras, haciendo que la actividad física sea divertida. Esto los ayuda a tener un comienzo sano y una vida sana.

 

En bebés

Mientras más estimules a tu bebé con movimientos cariñosos y suaves, más temprano comenzará a desarrollar su propia movilidad y actividad.

Su evolución la podrás notar muy fácilmente con sólo observarlo. Por ejemplo, durante las comidas, poco a poco, notarás sus habilidades manuales; en el baño, su reacción de tomarse de tu mano y sus ganas de jugar con el agua, así como descubrirás su curiosidad y capacidad de reacción entre otras muchas habilidades más, tanto físicas como emocionales, que irá aprendiendo en forma gradual. Recuerda que la estimulación temprana es clave para tener un comienzo sano y una vida sana.

En niños entre los 2 y 5 años

En esta etapa los pequeños necesitan del tipo de actividad física que se da en forma espontánea y entretenida. Correr, andar en bicicleta o jugar en las plazas, son buenas y fáciles alternativas, pues básicamente consiste en dejarlos ser.

Lo importante es promoverles todo tipo de actividad física que permita que hagan una gran variedad de ejercicios, para que puedan ampliar su experiencia motriz y mantenerse flexibles. Jugar y divertirse activamente, es muy importante para alcanzar un comienzo sano y una vida sana.

En niños mayores

Para los niños de más de 6 años y hasta la adolescencia, lo ideal es que hagan actividad física un poco más intensa, como bailar, correr o saltar la cuerda. Incluso en esta etapa ya es tiempo de que puedan apuntarse en alguna disciplina deportiva, como fútbol, atletismo o hockey, entre otras.

La clave está en que practiquen uno o varios deportes con los que se sientan cómodos y felices. El placer es uno de los principales motores para practicar en forma continua alguna actividad física.

Para los pequeños el ejemplo es fundamental, es por eso que debes hacer actividad física para que tu hijo siga tus pasos. No necesariamente sólo practicando algún deporte, sino también teniendo una opción de vida saludable, prefiriendo las escaleras al ascensor y las caminatas o la bicicleta a moverse sólo en auto o en transporte público.

Debes preocuparte de llevar con frecuencia a tus hijos a la plaza o a paseos donde estén en contacto con la naturaleza, para que ellos tengan la instancia de jugar y correr libremente.

Intenta tener cosas que estimulen a tu pequeño como pelotas, cuerdas, bicicletas, e incentívalo a que se divierta con ellas. Además, es una instancia para que compartas con él.

 

Recuerda siempre que hacer actividad física es clave para tener un comienzo sano y una vida sana.

¿Cómo crearle hábitos alimenticios a tu bebé?

Para un comienzo sano y una vida sana, formar hábitos alimenticios desde la primera etapa de vida de tu bebé, es fundamental. Esto puede evitarle futuros problemas de obesidad, hipertensión y diabetes. La tarea de educar en esta área recae en los padres.

 

Aquí algunos tips para ayudarles en esta labor.

  • Para formar hábitos alimenticios lo más importante es preocuparte siempre de 2 cosas: calidad y horario.
  • La hora de la comida debe ser en un ambiente grato. Sin televisión, ojalá siempre en el mismo lugar y sin estridencias.
  • No debes insistir cuando tu pequeño no quiere. Si no, puede comenzar a generar un rechazo hacia la comida, y esto no es recomendable para alcanzar un comienzo sano y una vida sana.
  • Debes respetar las porciones que tu hijo desea comer. Por lo general los pediatras indican a los padres un promedio de la cantidad que los bebés necesitan comer. Es importante tener claro que hay que entender que hay márgenes y, por lo tanto, pequeños que comen un poco más y otros un poco menos.
  • El picoteo no es recomendable. Si tu hijo está bien de peso y come todas sus comidas a la hora y aun así pide que le des meriendas con frecuencia, es posible que esto no sea hambre, sino más bien un mal hábito. Para el ser humano, no hay nada más difícil que cambiar un hábito.
  • Para lograr un comienzo sano y una vida sana, es importante darle a tu pequeño un menú balanceado y diverso. Muchas veces se produce neofobia, que es el rechazo a alimentos nuevos. Los bebés no quieren probar las comidas que no están incorporadas en su menú habitual. Cuando esto se produce, es importante intento, comiencen a comerlo sin problema. No hay que desanimarse.
 

Recuerda siempre que hacer actividad física es clave para tener un comienzo sano y una vida sana.