Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compartir Artículo
X
El ácido fólico en el embarazo

El ácido fólico en el embarazo

(0 opiniones)

En Chile las malformaciones del tubo neural se consideraron un problema de salud pública, y desde el año 2000 se decidió fortificar las harinas con ácido fólico, dado el gran consumo de pan. 

Martes, Enero 19, 2016

El ácido fólico es una vitamina del complejo B. Su ingesta es especialmente importante en el período prenatal y también los primeros meses de embarazo, ya que contribuye a evitar malformaciones del tubo neural del bebé.

El ácido fólico, vitamina importante durante el embarazo, se encuentra en cítricos, vegetales de hojas verdes (como lechuga oscura, espinacas y acelga), espárragos, arvejas, y productos de grano entero. La ingesta de ácido fólico es especialmente importante en el período prenatal y en el embarazo, ya que contribuye a evitar las malformaciones del tubo neural del bebé, una estructura embrionaria que al desarrollarse se convierte en el cerebro y la médula espinal (Sistema Nervioso Central). 

En Chile las malformaciones del tubo neural se consideraron un problema de salud pública, y desde el año 2000 se decidió fortificar las harinas con ácido fólico, dado el gran consumo de pan. Hoy, la tan adorada marraqueta está fortificada con ácido fólico, así es que en el embarazo no se debe prescindir de ella. Algunos ginecólogos recomiendan consumir suplementos de ácido fólico no sólo los 3 primeros meses de embarazo, sino desde el momento en que una mujer desea esperar un hijo, para así evitar malformaciones del tubo neural.

¿Cuál es el rol del ácido fólico en el embarazo?

El ácido fólico está involucrado en muchas funciones, pero especialmente en la formación de células rojas de la sangre y en el desarrollo normal del tubo neural en el feto. Por lo tanto, es muy necesario incrementar la ingesta de ácido fólico antes y durante el embarazo, para evitar así malformaciones del tubo neural. Esto debe ser muy importante para todas las mujeres, pero especialmente para las que tienen un historial familiar congénito de malformaciones del tubo neural (anencefalia, espina bífida). 

Los especialistas recomiendan consumir suplementos de ácido fólico, tres meses antes del embarazo, y también los primeros meses de embarazo, para cubrir los requerimientos de crecimiento y desarrollo del bebé en el útero y la placenta. La deficiencia de ácido fólico puede provocar riesgos de nacimiento prematuro y crecimiento fetal retardado. En casos extremos, esto puede llevar a malformaciones del tubo neural del bebé o a una malformación de la médula ósea.

¿Dónde se encuentra el ácido fólico?

Afortunadamente hay varias comidas que son buenas fuentes de ácido fólico: el hígado de vacuno, ave, cordero y ternera, las espinacas, lechugas, nueces, almendras, maníes, melón, perejil y espárragos. Todos estos alimentos deben ser incluidos en la alimentación durante el embarazo, ya que pueden evitar las malformaciones del tubo neural del bebé. También son buena fuente de ácido fólico: el repollo, brócoli, betarraga, huevos, frutillas y paltas. De todas formas en general, es recomendable tomar suplementos de ácido fólico en el embarazo, porque se necesitan grandes cantidades de comida para garantizar una ingesta adecuada de este elemento y así evitar malformaciones del tubo neural de bebé. Consulta con tu médico.

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Aprende sobre nutrición a tu ritmo.
  • Contáctanos y comparte tus consultas.
  • Prueba nuestras prácticas herramientas

Registrarme

Contenido Relacionado
Revisión de Artículos

0 opiniones