Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compartir Artículo
X
Embarazada y deportista: ¡es posible!

Embarazada y deportista: ¡es posible!

(0 opiniones)

¡Ni hablar de abandonar cualquier ejercicio físico durante el embarazo! ¡Al contrario! Se recomienda hacer deporte. ¿Qué actividades físicas puedo hacer? Incorporo algunas normas de prudencia y ¡vamos, a ponerse la sudadera!

Lunes, Septiembre 14, 2015

Deporte y embarazo

Te gusta correr, hacer danza o largos paseos en bicicleta… Puedes estar tranquila, estas actividades no están prohibidas si tu embarazo transcurre con normalidad. Bien practicadas, son hasta básicas para ayudarte a controlar el aumento de peso, relajarte, aliviar algunos dolores (sobre todo dorsales), mantener la tonicidad de los músculos e incluso prepararte para el parto. Pero ten cuidado si tienes un embarazo llamado "de alto riesgo", puede que tu médico te prohíba hacer cualquier actividad física. En cualquier caso, consúltalo antes para saber qué pautas concretas debes seguir.

¿Qué deportes puedo practicar durante el embarazo?

Los deportes prohibidos durante el embarazo son los que conllevan un riesgo de traumatismo: deportes colectivos (baloncesto, fútbol, balonmano…), deportes de lucha (judo, boxeo…), deportes intensos (aeróbicos, ejercicios cardiovasculares…). Evita asimismo las actividades en las que el riesgo de caídas es importante: equitación, esquí o patinaje, por ejemplo.

Aparte de estos casos particulares, te está permitido practicar el resto de deportes, con la condición de mantenerte en los límites razonables (¡no se trata de correr una maratón!). La palabra clave es: moderación. Adelante con la gimnasia moderada, la marcha, la natación, el yoga, los estiramientos… Y ya en esto ¿por qué no seguir un curso de gimnasia o de yoga especial para embarazadas?

Si antes de quedar embarazada eras aficionada a la bicicleta o la marcha atlética, hasta el 5º mes de embarazo más o menos puedes seguir con estas actividades, levantando un poco el acelerador y evitando el sobreesfuerzo. A partir del 6º mes, evita también las actividades en las que tengas que estirarte sobre la espalda. Lo más importante es escuchar a tu cuerpo: al más mínimo sofoco o al menor dolor inhabitual, interrumpe la actividad. Y si el vientre te molesta, no fuerces.

Precauciones necesarias

• No hagas deporte con el estómago vacío. Si es necesario, 30 minutos antes, cómete un banano, unos frutos secos o una barra de cereales. Y lleva siempre algo, por si te da un bajón.
• No dejes de hacer un precalentamiento, y algunos ejercicios de estiramiento después de cada sesión.
• Opta por prendas amplias y transpirables. Escoge un calzado deportivo adecuado y un sujetador apropiado.
• Hidrátate regularmente, incluso mientras haces esfuerzos.
• Interrumpe la actividad en cuanto te sientas cansada o mareada.
• No hagas deporte si hace calor o hay mucha humedad.
• La natación es una actividad excelente para las embarazadas. Evita los estilos de nado que acentúan la curvatura. Opta por nadar de espalda o el gimnasio acuático, ideal para la tonicidad y la circulación. Muchas piscinas ofrecen cursos.
• Intenta caminar al menos 30 minutos cada día. ¡Es fenomenal para estar en forma!

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Aprende sobre nutrición a tu ritmo.
  • Contáctanos y comparte tus consultas.
  • Prueba nuestras prácticas herramientas

Registrarme

Contenido Relacionado
Revisión de Artículos

0 opiniones