Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compartir Artículo
X

La intolerancia a la lactosa en los niños

(0 opiniones)

 ¿Qué es realmente este mal y cómo se trata? Acá te contamos un poco más sobre la intolerancia a la lactosa.

Martes, Febrero 2, 2016

Muchas veces escuchamos que algunas mamás deben suspender la lactancia a sus hijos por lo que comúnmente se denomina intolerancia a la lactosa. ¿Qué es realmente este mal y cómo se trata? Acá te contamos un poco más sobre la intolerancia a la lactosa y su efecto en la salud del niño
La lactosa constituye la principal fuente de hidratos de carbono para la salud del niño: la leche materna contiene un 7% de lactosa, uno de los niveles más altos entre los mamíferos, mientras que la leche de vaca contiene un 4% de lactosa.

El intestino delgado del ser humano contiene una enzima, la lactasa, que transforma a la lactosa en glucosa y galactosa. Cuando esta enzima falla se produce la intolerancia a la lactosa, que no es otra cosa que la mala digestión y mala absorción, afectando, así, la salud del niño.

Este mal funcionamiento de la digestión aumenta el volumen del contenido del colon, que se ve sobrepasado y, como resultado, se produce problemas a la salud del niño como diarrea, deposiciones líquidas, distensión abdominal con gases, meteorismo, dolor abdominal, cólico intestinal e irritabilidad.

En el niño, lo que suele darse es una deficiencia congénita de lactasa: la diarrea aparece en el momento que el niño ingiere leche materna o leche de vaca u otros productos con contenido de lactosa. Sin embargo, la salud del niño está, inicialmente, en buen estado general, con apetito, sin embargo, muy pronto aparece la deshidratación. Al suspender la lactosa, los síntomas desaparecen mejorando la salud del niño.

El tratamiento para la intolerancia a la lactosa es la disminución o supresión de la lactosa, según sea el grado de intolerancia, pero con el tiempo, los niños con intolerancia a la lactosa aprenden a dosificar la cantidad de leche ingerida de manera que no les produzca síntomas.

Como alternativa para los niños con intolerancia a la lactosa se utilizan fórmulas modernas, hidrolizadas por lactasa proveniente de levaduras. Estas tienen la ventaja de que permiten conservar todos los demás nutrientes requeridos, entre ellos,  el calcio.

Otra alternativa es la leche basada en otras proteínas, como la soya, y con distintas composiciones de hidratos de carbono.

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Aprende sobre nutrición a tu ritmo.
  • Contáctanos y comparte tus consultas.
  • Prueba nuestras prácticas herramientas

Registrarme

Contenido Relacionado
Revisión de Artículos

0 opiniones